Como lo definen muchos diccionarios, un consorcio es la asociación de personas que tienen un propósito común. Incluso su etimología (latín consortium), que significa con la misma suerte, da fuerza al nombre de este peculiar grupo. Y es que cuando algunos ex integrantes de Mocedades decidieron reunirse para hacer algo juntos, compartiendo suerte nuevamente, adoptaron ese feo pero ejemplificativo nombre.

¿Cómo surgió este concepto musical? Permítanos contarle...


Como todo el mundo, los Uranga suelen reunirse para convivir entre familiares y amigos. En muchas de esas reuniones de 1993, después de una buena cena y un buen vino, alguien siempre proponía que cantaran nuevamente juntos, pero no sabían cómo ni cuándo, pues hacía falta un proyecto definido. Rosa León, quien de manera independiente estaba preparando un homenaje a la Radio de los años 40 y 50, creyó que Amaya podría dar vida a las canciones de aquella época y esta última pensó en sus actuales compañeros. Así que en una reunión celebrada en casa de Javier Uranga, Rosa León les llegó con una serie de ideas y canciones, que fueron la excusa perfecta para volver a los escenarios. He aquí como nació El Consorcio a mediados de 1993. Los integrantes del grupo son: Amaya Uranga, Sergio y Estíbaliz, Iñaki Uranga y Carlos Zubiaga.

De agosto a octubre de ese mismo año grabaron su primer disco, "Lo Que Nunca Muere", cuyo título se tomó de una radionovela de los años cincuenta. Se publicó en mayo del año siguiente (1994) como una producción de HISPAVOX, dirigida y realizada por Rosa León. La presentación se hizo en la sala Xenón de Madrid, con una gran afluencia de medios de comunicación y personajes famosos. Este material pretendía recuperar el aroma de los años 30, 40 y 50; años difíciles en los que la radio era el único divertimento y un elemento de comunicación indispensable para sobrevivir. Fue un homenaje a ese artefacto "mágico" y a todos los profesionales que la hicieron posible.

Desde ese momento Emilio Santamaría se convirtió en su manager, pues por el éxito obtenido se planearon galas por toda España. Éstas constaban de dos partes: en la primera, se recordaban las mejores canciones de cada uno como entidad musical, e incluso algunas de cuando pertenecieron a Mocedades; y en la segunda, como si se tratara de un programa de radio, con público y con dedicatorias, El Consorcio cantaba íntegramente su primer disco. Sorprendidos y animados por todo lo anterior, de marzo a junio de 1995 grabaron "Peticiones del Oyente", el cual seguía la misma línea que el primero. Se tituló así al pensar en aquellos programas radiofónicos a los que la gente escribía pidiendo una canción para dedicarla a un ser querido. Con estos dos trabajos, El Consorcio se presentó en su segunda patria, México, donde tantos éxitos cosecharon en sus formaciones anteriores. La gira fue muy aceptada, duró poco más de dos meses, y fueron acompañados por un disco de edición especial que contenía algunas canciones de sus dos primeros materiales.

Para julio, agosto y septiembre de 1996 se grabó su tercer disco, "Programa Doble", el cual recuperaba temas del cine español. La canción más antigua incluida en este material fue de la película "El bailarín y el trabajador", estrenada el 21 de marzo de 1936 en Madrid; y la más reciente fue del filme "Átame", estrenado el 22 de enero de 1990 también en Madrid.
Con este disco se acabó la trilogía dedicada a la música de los años cuarenta y cincuenta. También se terminó el contrato con su entonces casa discográfica, HISPAVOX, que justo antes de que saliera al mercado su siguiente trabajo, les produjo un CD donde se recopilaban las canciones más conocidas del grupo e incluía algunas inéditas (como un dueto en vivo con Paloma San Basilio, otro con Nino Bravo y un último con Juan Pardo).

A Carlos Zubiaga le surgió la idea de interpretar música tradicional cubana y para 1998 con su nueva compañía disquera (SONY MUSIC), grabaron un cuarto disco al que titularon "Cuba". Incluía 14 temas de esta isla caribeña, en la que se fundamentan gran parte de las raíces de la música latina, que tanto auge está teniendo en sus diferentes vertientes. Los temas se grabaron en Miami, Londres y Madrid. Con este disco visitaron por segunda vez México y otros lugares de Latinoamérica.

El nuevo milenio lo estrenaron con nuevo disco y nuevo productor. Después de varios años, Rosa León dejó de ser su madrina discográfica y volvieron a trabajar con Oscar Gómez, con quien compartieron tantos éxitos en otros tiempos. "Las Canciones de Mi Vida", fue también una mirada al pasado, a las canciones que otros interpretaban mientras los integrantes de El Consorcio desarrollaron sus propias carreras profesionales. Incluye temas que dieran a conocer: Los Mitos (fundado por Carlos Zubiaga y Tony Landa), Massiel, Joan Manuel Serrat, Pepa Flores (antes Marisol), Cecilia, Emilio José, Víctor Manuel, Miguel Ríos y Juan Luis Guerra. En uno de los temas de este disco, El Consorcio se hace acompañar por las voces del grupo coral vasco El Orfeón Donostiarra. El álbum cierra con "Suite Las Canciones de Mi Vida", un repaso fugaz por otros temas históricos que los ritmos latinoamericanos protagonizan.

En 2001 El Consorcio acompañó al pianista argentino Raúl Di Blasio en cinco temas del material titulado "Di Blasio – Gardel". Además, surgió la idea de emprender una serie de conciertos a los que bautizaron como CANTAPIANO. El mejor lugar para aventurarse de esta manera sólo podía ser uno, México, pues como ellos mismos dijeron, es un público de toda la vida y tal vez uno de los más fieles. La gira inició el 25 de noviembre de 2001 y terminó hacia mediados de diciembre de 2002, visitando también Guatemala, Honduras, El Salvador y Panamá. Hubo algunos descansos, pues regresaron a España en tres ocasiones, una para las galas de verano de 2002, para después continuar con el espectáculo. La cantidad total de ciudades visitadas ascendió a casi media centena.

En mayo de 2003, se realizó una gira por la República Mexicana cosechando grandes logros. El Gobierno del Distrito Federal les invitó a participar en el programa De fiesta en el DF, inundando la Plaza de la Constitución (conocida como el Zócalo) con cerca de 40.000 personas. Aquí el público se convirtió en el sexto integrante de El Consorcio con sus coros y así nació también su sexto material, "En Vivo Desde el Corazón de México". Un disco en directo que recoge los mejores temas de las carreras de cada integrante. Aparecen canciones que dieran a conocer como grupo en Mocedades o Los Mitos, incluyendo también sus éxitos en solitario. Así se cerró un ciclo que diera inicio 10 años atrás.

En navidades de 2004, entre festejos y regalos, El Consorcio se metió algunos días al estudio de Carlos, Tío Pete, para la preparación de un séptimo álbum. Ahí se grabaron las voces bajo la dirección del propio Carlos y las beses se hicieron en el Reino Unido con arreglos de David Saylor y John Dewsbury. El título, "De Ida y Vuelta", aludiendo al trasiego continuo de los miembros del grupo entre sus dos casas, España y México, México y España... un ir y venir constante y enriquecedor. Se incluyen temas clásicos mexicanos de Agustín Lara o José Alfredo Jiménez; pero también temas de cantautores contemporáneos españoles, como Antonio Vega, Enrique Urquijo, Pedro Guerra o el recientemente oscarizado Jorge Drexler. Se edita por EMI MUSIC, la compañía que vio nacer al grupo hace 11 años, quien después de 800.000 copias vendidas les firmó contrato nuevamente.

En la primavera de 2007 se publicó la última recopilación del grupo "Canciones para toda la vida", donde como novedad se incluian varios temas del disco "De ida y vuelta".

Y para la primera semana de marzo de 2008 está previsto salga a la venta en España su último y esperadísimo trabajo "Querido Juan".